top of page
Buscar
  • Rodrigo Dos Santos Macias

Reflexiones de vida



Muchas veces los planes que uno hace en la vida no salen o resultan como uno hubiese querido, en ese momento es donde a uno se le vienen abajo un sinfín de emociones, frustraciones, angustia, tristeza, enojo, impotencia, estrés y muchos otros diferentes tipos de sentimientos.


Marco Aurelio no lo podía haber dicho mejor “Tienes poder sobre tu mente, no sobre los acontecimientos externos. Date cuenta de esto, y encontraras la fuerza”. Este es un pensamiento muy poderoso y muy cierto. Nuestro mayor error como seres humanos es querer convencernos que podemos controlar todo lo que ocurre a nuestro alrededor como las situaciones, las intenciones y los pensamientos de los demás, lo cual nos crea una ilusión para llegar y darnos la sorpresa que cuando ese control ficticio se viene abajo, nuestras expectativas caen de lo más alto del precipicio. Levantarnos de tal caída muchas veces es la tarea más difícil que podamos enfrentar, debemos ser verdaderamente fuertes y en muchos casos muchos no logran levantarse, recomponerse y con ello van arrastrando ese gran equipaje a lo largo de sus vidas.


El hecho de no sobreponerse a una gran caída entendiendo de verdad los motivos y errores que uno pudo haber cometido, sincerarse con uno mismo a través de una retro inspección y darse el tiempo necesario para mejorar de verdad, pueden ocasionar grandes problemas y bloqueos para lo nuevo que pueda llegar a venir y presentarse en nuestras vidas. Nuestro subconsciente automáticamente sabotearía cualquier tipo nuevo de evento que pueda ser algo bueno para nosotros, porque tenemos grabado que el problema que causo nuestra caída es de los otros y no de uno mismo.


Todos pasamos por esto, y más aún todos dejamos de parar un momento y de verdad sentarnos a pensar y reflexionar sobre cada aspecto de nuestras vidas. Desarrollar este hábito de reflexión, meditación y análisis debería convertirse en un todo para todos. A mí me llevo mucho tiempo entender que esto es un aspecto fundamental para nuestro crecimiento personal, emocional y espiritual, es un habito difícil de desarrollar, pero a su vez los resultados que genera son inmensamente invaluables.


El mayor aliado que podamos llegar a tener se llama tiempo y el segundo mejor aliado es la paciencia con uno mismo, no hay nada que el tiempo no pueda esclarecer y acomodar en la vida. Como lo dijo el ilustre Mahatma Gandhi “todo llega a su tiempo”. Y es así todo llega en su debido momento ni antes, ni después, sino que en el debido y exacto momento cuando estemos preparados para recibir lo que nos tenga preparado el futuro.


Ten paciencia y date el tiempo necesario para conocerte, para entenderte, para auto-gobernarte y lograr ser tu mejor versión controlando todo lo que sucede dentro de ti, todo lo que suceda por fuera de ti no está bajo tu control. Una vez que te gobiernes a ti podrás avanzar y mejorar en todo lo que suceda alrededor de ti.


Dando un cierre a este pensamiento les dejo un poema de William Shakespeare:


“Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado. Aceptaras incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitaras perdonarlas.

Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma…

Descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos segundos destruirlas y que tú también podrás hacer cosas de las que te arrepientas el resto de tu vida”

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page